7 cuentos bonitos para niños de 2 años

Ahora que Little está apunto de cumplir tres años y antes de que se me olvide, quiero hacer una recopilación de los mejores cuentos que han entrado en casa para él, los que más le han gustado, los que más ha pedido leer…..aquí va!

El pollo Pepe: El clásico de los clásicos. Este no debe faltar en ninguna casa. Un éxito total en Villa Pompaeli, a mis peques les rechifla. Un libro pop-up que después de 4 años en casa sigue enterito. 

Un libro: Little le llama “el cuento del punto” porque empieza así, con un punto, que los peques con su magia van multiplicando, cambiando de color, moviendo de sitio. Es increíble ver la cara de alucine cuando creen que son ellos los causantes de todos esos cambios y movimientos. Otro imprescindible.

La casa de Tomasa: este ha entrado en casa por Navidad y se ha convertido ya en uno de los importantes. Entró para Little pero a Bigger le encanta leerlo. Tomasa se hace una casa para ella y su gato, pero van llegando curiosos personajes que piden también un sitio para ellos por lo que Tomasa va ampliando las estancias de la casa. Un libro con un montón de ventanitas para ver lo que hay dentro de las casas, con rimas bonitas y con una sorpresa pop-up al final. Me encanta.

La casa de la mosca fosca: Una mosca decide hacerse una casita y para celebrarlo prepara un pastel. Cada vez que va a darle un bocado aparece un animalito atraído por el rico y dulce aroma y la mosca le invita a pasar. Un libro contado en rima, de los primeros que entró en casa. Lo utilizábamos para dormir a Bigger y no fallaba.  Otro clásico aquí.

Dónde está Spot: el cachorrito Spot se ha perdido y su mami no lo encuentra. Los peques, a través de unas pestañas, van buscando dentro del armario, debajo de la cama, dentro de una cesta…. Les divierte buscar a Spot y además les sirve para familiarizarse con las preposiciones de lugar. Este es un clásico mundial, de hecho, yo lo traje de Londres sin saber que era tan famoso.

A qué sabe la luna: Un cuento muy bonito donde los animales quieren saber a qué sabe la luna, pero como no llegan, van formando una torre subiéndose los unos a los otros para llegar a la luna y poder darle un mordisco. Los cuentos de los animales triunfan entre los peques, la luna es algo que les fascina y además, es un cuento donde se aprende la importancia de la cooperación. Otro para tener.

Mamoko: Lo he dicho muchas veces. Soy fan de Mamoko. A este cuento le dediqué una entrada especial la semana pasada. Os la dejo en este enlace.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *