La antiagenda Pompaeli: muy muy personal.

Antiagenda porque aquí vais a encontrar 0 planes. Hoy el post va de mí y de mis caunadas, así que si venías buscando inspiración para llenar ratitos del día con actividades chulas y originales, mejor pásate la semana que viene. Quién soy, cómo estamos llevando el temita del Coronavirus por Villa Pompaeli y mis planes para el blog son los temas que te cuento hoy.

¿Quién soy yo?

Soy la chica de la foto de la página principal, la del mono verde, pelo recogido y zapato plano. La reina de la comodidad, que yo vestiría toda mi vida con ropa holgada y deportivas en los pies (y así lo hago casi siempre).

Soy pamplonesa y tengo dos peques, de 5 y 7 años. Ellos son el motivo de que Pompaeli naciera hace tres años. Vi que Pamplona ofrecía muchísimas actividades chulísimas para peques que no llegaban a nosotr@s, por lo que decidí crear un blog para recopilarlos. Empecé a publicar la agenda todos los lunes, y después me animé a hablar de parques, y de restaurantes y….la bola ha ido creciendo hasta convertirse en lo que es ahora, una página referente en el mundo infantil en Pamplona. No pensé nunca que iba a tener tanta acogida y que os iba a ayudar tanto con la planificación con los peques. Gracias por seguirme!

pompaeli

Soy licenciada en administración de empresas, los números y las matemáticas me apasionan desde que tengo uso de razón y siempre he trabajado en departamentos contables y financieros. Cuadrar balances, controlar tesorerías, analizar estados financieros y sacar ratios era mi pan de cada día. Y hablo en pasado porque un día un grupo de inversores compró la empresa madrileña para la que trabajaba (teletrabajaba desde mi casa) y entraron con la escoba y el recogedor y se pusieron a limpiar. Y tiraron a la basura a treinta empleados, entre ellos yo. Porque yo era un caso raro, ¿una autónoma en Pamplona trabajando para una empresa de Madrid? A la calle.

Realmente me hicieron un favor, porque empecé a dedicarme a lo que hasta entonces había sido mi hobbie. Y empecé a trabajar como profesora de arcilla polimérica, un material que me tiene enganchada desde hace 15 años y con el que tengo una marca de complementos llamada Mosstaza (si me quieres seguir por instagram busca mosstazataller). He cambiado un trabajo “matemático” con ordenador y en casa aislada por otro creativo con arcilla y un montón de gente. Doy clases en Civivox, en la Casa de la Misericordia (alumnas mías, cómo me estoy acordando de vosotras en estos días, y aunque se que no me leéis, espero que estéis todas y todos bien. Mucho ánimo!) y tengo dos grupos en casa. Y estoy feliz porque disfruto enseñando a hacer lo que más me gusta, aunque con un panorama económico inestable, y más ahora con la que está cayendo encima. Pero luchando por ello. (Si alguien gestiona alguna residencia, centro de jubilados, casa de cultura, centros culturales y le interesa esto de la arcilla polimérica, escríbeme y hablamos!)

Y lo que más valoro de este cambio….poder dedicarme a mis peques sin estar atada a un horario de oficina. Un lujo, lujazo, requetelujazo.

¿Cómo estamos llevando el coronavirus en Villa Pompaeli?

Hoy lunes debería haber mandado una agenda llena de bonitos planes para hacer. Pero como no puede ser, la opción b era mandar una agenda con planes caseros, actividades para ayudaros a pasar de la manera más entretenida posible esta cuarentena. Mil ideas bonitas tenía en mi cabeza durante toda la semana. Y ahí siguen, en mi cabeza. Y ahí seguirán una semanita más.

Porque necesito reposar todo este maremoto que siento ahora mismo. Necesito acostumbrarme a esta nueva situación y centrar mi cabeza, saturada de información, de mensajes, de audios, de correos de profesores con mil tareas, de apps gratuitas, de noticias, de ideas para hacer en casa, de recursos, de links, de consejos, de medidas de prevención, de estadísticas, de repercusiones futuras y de mil datos más.

Uff, la que estamos viviendo. Quién nos lo hubiera dicho hace un par de semanas (bueno, mi hermana Bea lo predijo y yo la taché en mi mente de exagerada). Yo no lo vi venir y ahora toca acostumbrarse sin anestesia.

Tengo que decir que en casa la cosa la estamos llevando estupendamente. Que el maremoto que vivo es por la preocupación por la gente que está fuera, por las personas que están luchando en primera línea contra el virus, por las personas que están sufriendo, por la impotencia de no tener material suficiente para protegerse ni camas para todos los enfermos, por mi hermana que está sola con mis sobrinas en Madrid, por mis padres, por la incertidumbre, por todo eso que ya sabemos.

Pero aquí en casa vivimos en un oasis feliz. Los peques lo están llevando estupendamente. Y yo también. Pero yo lo tengo fácil porque soy muy casera y eso es una ventaja impepinable. Me encantan las manualidades, me encanta organizar y ordenar y volver a reorganizar, soy de las que tarda toda una mañana en ordenar un armario.

También me ha servido mucho esta faceta diógenes que me caracteriza. Ahora tenemos de todo para hacer lo que queramos:

¿Hacemos unas macetitas originales? Tengo cemento (tres tipos de hecho).

¿Tejemos algo? Tengo trapillo y tengo lanas.

¿Hacemos un collar? Tengo 20 cajas de cuentas diferentes. Y cordones. Y cierres. (Pero claro, es que como os he comentado, doy clases de bisutería creativa con arcilla).

¿Pintamos un cuadro? Tengo 6 bastidores y acrílicas en 50 colores. Y óleos. Y acuarelas. Y hasta un caballete.

¿Hacemos deporte? Hemos desempolvado una bici estática, unas pesas y un step que siguen funcionando a las mil maravillas (lo que no funcionan tan bien son mis músculos, je).

¿Restauramos un mueble? Dos cajas llenas de barnices, ceras, chalk paint, brochas y demás.

pompaeli

¿Y qué “medidas” hemos tomado?

Mantener unas rutinas creo que ha sido fundamental. Levantarse, desayunar (misma secuencia de desayunos que cuando íbamos al cole), asearse, cambiarse de ropa, ratito de trabajo, recreo, ratito de trabajo y juego libre hasta la hora de comer. Después de comer un ratito de tele y actividades varias ya sin estructurar. Lo que nos pida el cuerpo. Se están entreteniendo mucho solos así que me ha dado tiempo hasta para ordenar un par de armarios!

Hablar mucho con ellos y hacerles partícipes y conscientes de la situación.

Deporte: importantísimo que se muevan. Que salten, bailen, corran, lo que quieran, pero que se muevan. Tenemos la suerte de tener un patio interior trasero, muy feucho, pero como me dijeron por Instagram, ahora es como tener un resort en Costa Rica. No lo usamos nunca pero de repente se ha convertido en una parte imprescindible de la casa: juegan al fútbol, al baloncesto y al tenis. Cogen mariquitas e investigan bichos raros que vienen de visita, pintan el murete con tizas y hacen sopas marranas. Se que es un lujo, y lo valoro cada día.

De momento llevan bien lo de no salir, veremos. Lo llevamos todos bien la verdad. Que en casa estamos cumpliendo a rajatabla la cuarentena y sólo salimos cada 2-3 días a por el pan y a bajar la basura. La compra la estamos haciendo por internet (veo los supermercados como un nido de coronavirus, no se si os pasa a vosotr@s también).

Declaración de intenciones

El parón me ha venido en un momento en el que andaba muy aturullada con mil cosas en la cabeza. Así que para mí, esto ha sido una oportunidad para ordenar mi mente y hacer todas esas cosas que siempre están esperando en el último lugar de la lista de pendientes. Toca disfrutar del tiempo sin corre-corre con los peques, y vaya que si lo estamos disfrutando, que no se en vuestro caso pero en casa los conflictos se han reducido considerablemente. Están más obedientes que nunca, más hermanos que nunca, más independientes que nunca. Nos lo están poniendo muy fácil.

Toca tomarse la vida en modo despacito y pensar en lo realmente importante.

Quiero pintar cuadros, quiero hacer una limpieza general, quiero tirar millones de cosas (os he dicho que soy diogenitas, no?), quiero colgar esos marcos que llevan dos años esperando, quiero crear cosas bonitas con la arcilla.

Y también toca ordenar Pompaeli. 2020 empezó con unos propósitos estupendos que, por falta de tiempo, no podía cumplirlos. Así que ha llegado la hora.

  • Guía de servicios: quiero que Pompaeli se convierta en una guía de servicios infantiles en Pamplona. ¿Que quiero visitar una librería bonita? Voy al apartado de librerías. ¿Que quiero saber dónde dan clases de inglés para peques? Voy al apartado “extraescolares”. ¿Que quiero visitar una granja escuela este finde? Pues voy a ver cuál me apetece. Empecé en septiembre y ya podéis consultar muchos servicios desde la pestaña llamada así. Podéis verla aquí. (Si tienes un proyecto bonito relacionado con el mundo infantil en Pamplona escríbeme y hablamos!).
  • Me encantaría abrir una sección de “economía doméstica”: consejos para ahorrar, cómo enseñar economía a los peques, herramientas de control de gastos…. No se si es un tema que pueda interesar y no se si queda reñido con el resto del contenido del blog, así que de momento sigo dándole vueltas. También sobre organización, ahorro de tiempo, orden….todo eso me apasiona.
  • Y quiero llenar el blog de mis experiencias: probarlo todo y poder contarlo en primera persona!
  • Casi nada.

Y hasta aquí ha llegado la antiagenda. Realmente no creo que nadie se lea este tochazo pero yo necesitaba escribirlo. Os lo he dicho antes pero me repito. Gracias por estar ahí. Y mucho mucho ánimo durante estos días tan duros. Ojalá Pompaeli se llene pronto de cuentacuentos, talleres bonitos y teatros y podamos vernos prontito por las calles.

Ale, me voy a dormir.

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Elena dice:

    Jiji, leído todo el tochazo. Comparto contigo la vida sin prisas y el pequeño oasis en casa, aunq como los míos son más peques a veces congeniar distintos ritmos y necesidades, he de reconocer que me cuesta.

    Dsd aquí te ánimo a seguir cn tu proyecto, te lleve a dnd te lleve, nosotros te seguimos fielmente y agradecemos cualquier aportación.

    Un saludo

    • admin dice:

      Muchas gracias Elena. Y miles de ánimo con los peques “dessincronizados”. La verdad es que yo pienso mucho en que a mis hijos les ha pillado esto en una edad en que tienen juegos iguales. Y eso ayuda mucho muchísimo!

      Ánimo y gracias por estar ahí.

      Isabel

  2. izaskun dice:

    Me ha encantado esta antiagenda. A mi me está costando disfrutar esta situación, me obligo a ser agradecida cuando les veo jugar como nunca (chica de 7, chico de 5), lo están haciendo tan bien, q me siento mal de no conseguir darle la vuelta a esta situación. Por aquí necesitamos habitualmente monte, calle, aire… y esto me está costando, pero vaya, es lo q hay y al final de todo esto les haré un monumento a estos hijos q se lo pasan bomba todos los días a pesar de no tener ni un mísero balcón.
    Te mando un abrazo muy fuerte y gracias por tu sinceridad! Seguro q toda esa reordenación de cabeza da un fruto increíble! (Por cierto, muy interesante eso de cómo enseñar economía a l@s pekes…!).
    Lo dicho, q aupa! Nos vemos por aquí!
    Izaskun

    • admin dice:

      Izaskun, gracias por tus palabras. Y muchos ánimos con todo. Entiendo que sea difícil para tí si necesitas tanto el aire puro pero, como dices, intenta darle la vuelta. Y qué bien que tus hijos te lo estén poniendo fácil. Sígueme por aquí, pero ojalá nos veamos pronto por las calles de Pamplona!

  3. Lucía dice:

    ¡Qué buenas todas las ideas para ordenar Pompaeli! ¡Me encantan! Lo de la economía doméstica me parece interesantísimo. ¡Ojalá lo lleves a cabo!
    Mil gracias por todo lo que haces. ¡Y a por ello! Nos ayudas a muchas familias.
    A seguir con ese ánimo estos días tan rarunos.

    Un saludico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *