La casa de Tomasa: un cuento bonito y divertido

En Villa Pompaeli nunca faltan los libros en las ocasiones señaladas. Tanto por navidad como por los cumpleaños, uno de los regalos es un cuento (o dos o tres como el próximo día 5). Uno de los libros estrella que entraron las pasadas navidades en casa fue La casa de Tomasa. Y tengo que decir que después de un año sigue siendo uno de los cuentos que más les gusta. Lo compré en la librería Chundarata, una de mis librerías preferidas de Pamplona. A mis dos hijos les encanta (tienen 3 y 6 años). Y es que La casa de Tomasa lo tiene todo. Os cuento por qué:

Una historia bonita

Una niña llamada Tomasa construye una casa para ella y su gato. Pero de repente empiezan a llegar animales que piden un espacio en la casa. Y ella los acoge a todos y les construye un espacio para ellos….Pero llegan tantos y acoge a tantos, que al final se queda sin sitio para ella y su gato. Qué rica es Tomasa.

Contado con rima

No se que tienen los cuentos con rima que a los peques les encantan. Y a mí me encanta leerlos.

“Pon, pon, pon! – ¿Quién llama?

Juanito Glotón

Yo quiero una tarta, y quiero un rincón.

Y este es el cuarto con tarta y rincón.

Aquí en esta casa que hizo Tomasa.”

Unas ilustraciones preciosas

Una de las cosas en que más me fijo en los cuentos es en las ilustraciones. Son lo que normalmente me enamoran de un cuento. Se que debería fijarme más en el texto pero….no lo puedo evitar. Los dibujos de Tomasa son graciosos y originales. Aunque las palabras tienen que acompañar, claro está…

la casa de Tomasa

Un libro juego

El cuento está lleno de pestañas/ventanitas donde se puede ir viendo a los seres que Tomasa va acogiendo en su casa: Juanito Glotón, la pastora Aleja y su oveja, la abuela Rosario y su perro, los tres osos, Don Plato y Cuchara….

En cada página los personajes van cambiando de sitio y a mis peques les resulta súper divertido ir viendo dónde está cada uno de ellos.

 

Un final pop-up

A mis peques (y me atrevería decir que a todos) les encantan los libros pop-up. Es como hacer magia. De la nada aparece algo tridimensional delante de ellos. En La Casa de Tomasa tenemos un desplegable donde al final pueden ver cómo ha quedado la casa después de acoger a todo el mundo y una casa en 3D, que es la que al final se construye Tomasa para ella y su gato porque en la otra no caben.

Al levantar los tejados, se puede ver cómo es la casa por dentro…

No me digáis que no es bonito el cuento!

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *