Navipark: el paraíso de los peques

Barra libre de hinchables, tiovivos, circuitos, autos de choque y muchas atracciones más… Todo el tiempo que quieran y todas las veces que quieran. ¿Es o no es un paraíso para los peques? Pues eso es Navipark.

Ubicada en Refena, Navipark es un recinto ferial que se instala durante las navidades y cuenta con 11.000 metros cuadrados de superficie lleno de atracciones de colores. La entrada no es barata, 15 euros para los niños y 5 para los adultos (menores de 3 gratis), pero he de decir, después de dos años visitándola, que merece y mucho la pena.

El año pasado la conocimos por primera vez. Y he de reconocer que nos daba un poco de pereza pasar un día en un parque de atracciones, con sus luces y sonidos demasiado elevados, con sus sirenas y sus masificaciones, con sus colas y sus esperas.

Pero nos habían hablado bien y además, pensándolo bien, Navipark era para los peques y a ellos, las esperas, las luces, la gente y los chillidos les da lo mismo. Así que decidimos pensar en ellos los niños y no en nosotros los adultos. Y un día entre semana de las navidades pasadas, pasamos un día en Navipark.

Y tanto nos gustó que este año hemos repetido.

¿Y qué encontramos en Navipark?

Uf, a ver por dónde empiezo y cómo lo resumo, que no quiero que esta entrada sea kilométrica. Me gustaría empezar diciendo que no os penséis que os vais a encontrar las típicas barracas (o feria que este concepto es muy navarrico). Navipark tiene parte de barracas y parte de mucho más. Esa segunda parte es la que a mí (y a los peques) más nos gusta.

Así que voy a pasar rapidito por la parte de “barracas” diciendo que los peques podrán disfrutar de autos de choque, tiovio, un par de atracciones de esas que saltan (pulpo, grillo…), camas elásticas, futbolines, minigolf y un jumping.

Y ahora voy a las partes que más me gustan:

Construcciones de mega-lego

Esta es sin duda la atracción preferida de mis hijos. Una gran superficie llena de bloques de Lego gigantes que junto a unas carretillas, un chaleco y un casco hacen que los peques se conviertan en pequeños arquitectos, transportistas y albañiles a partes iguales. Da gusto verlos trabajar y ver cómo se organizan. Sin intervención ni indicaciones de adultos (que observamos todo tras el murito) es curioso ver cómo ellos solos se agrupan y trabajan en equipo: unos van a conseguir bloques y otros se dedican a ponerlos. A partir de 3 años.

navipar pamplona

Barco pirata

El barco pirata ha sido la segunda gran atracción del día. Un barco “real” y unos disfraces los convierten en verdaderos piratas. Little con sus tres años habrá estado como 40 minutos peleando con su sable pirata. Era divertido verlos y oírlos gritar: “al abordaje!” o “que viene un tsunami!” o “cuidado con el pulpo gigante!”.  A partir de 3 años.

navipark

Hinchables

Si mi memoria no me falla creo que había 4 hinchables con edad recomendada a partir de 5 años. Aunque mi peque de 3 (casi 4) ha estado la mar de contento tirándose por el tobogán y sorteando obstáculos. La que estaba un poco más tensa era yo cuando lo perdía de vista. Creo que la edad de 5 es más por el peligro de que algún crío mayor se le eche encima, que de la atracción en sí. De todas maneras, en la parte para peques de la que hablaré más adelante, hay más hinchables quizás más adecuados para su edad donde poder quitarse el mono de saltar.

navipark

Circuitos viales

Hay un circuito vial con motos de plástico para peques de 3 a 5 que ha tenido a mi peque entretenido durante casi una hora. Como un ratón daba vueltas y no había manera de sacarlo de ahí.

navipark

Y luego hay otro para mayores a partir de 8. Con semáforos. Y carriles. Y vehículos especializados con frenos. Este por edad no lo hemos podido probar. Quizás el año que viene….

navipark

Me doy cuenta al escribir esto que hay un vacío de edad de tres años. Que bigger con sus 6 no ha podido disfrutar de ningún circuito vial, con lo que le gustan a él los vehículos de ruedas y los semáforos…

Descenso de trineos

En los dos años que hemos ido, esta ha sido la primera atracción a la que han corrido. Una mega rampa para tirarte con un trineo o una rueda gigante llama la atención de cualquiera. Es a partir de 3  aunque para esta edad recomiendan tirarte con él (pero doy fe que no es obligatorio que mi peque quería el subidón de adrenalina todo para él).

navipark

Piscina de barcas

Hay que ver lo que les mola a los peques el agua. Luego la atracción en sí no da para mucho, que enseguida se cansan de darle a los remo/manivela…

navipark

Castillo de princesas

Ejem. No me voy a explayar mucho con el castillo de princesas. Quizás le pida a mi hermana Bea que escriba una entrada sobre el castillito, que el año pasado se quedó con las ganas. Sólo diré que el susodicho es muy rosita, está lleno de espejitos y peines y que los disfraces para entrar son todos femeninos.

(Nota añadida posteriormente. Mi hermana Bea se ha lanzado a opinar sobre el castillo. Deberías leer su opinión. Puedes verla pinchando aquí.

A los diseñadores del castillo: ¿qué tal un castillo de piedra con disfraces de princesas y príncipes, de caballeros y caballeras, y donde puedan, además de peinarse, jugar con dragones y caballos, con batallas medievales y rescates, con mazmorras y banquetes? Ahí lo dejo.

navipark

Zona para menores de 3 años

Los menores de 3 entran gratis, pero eso no quiere decir que no haya nada para ellos. Tienen una zona específica llena de hinchables, zona con mini-tobogán y megapiezas de plástico para practicar escalada.

Y muchas cosas más

Hay también una zona de futbito, puzzles tamaño XXL de los gigantes de Pamplona, una zona de videojuegos, una zona de tatoos y pintacaras, unas mesas donde pueden pintar y hacer manualidades, un ajedrez gigante, una zona de juegos (puntería, encestar..) y seguro que me dejo algo…

¿Y qué comemos en Navipark?

Una de las normas de Navipark es que no puedes pasar comida ni bebidas. Porque, sobra la explicación, quieren que consumas dentro. Y ofrecen varias alternativas para ello: una especie de self-service con platos combinados, una zona de pizzería y un bar. También puedes encontrar una churrería donde además de los churros, dan gofres (nuestra merienda de hoy, y no te la recomiendo…duros como los bloques de lego) y conos de patatas (esto se ha pedido mi sobrina y estaban buenas).

Y es en este apartado, el gastronómico, donde viene mi único PERO a Navipark. Señores de Navipar/Refena, están en su derecho de no dejar pasar comida para que consumamos dentro. Pero entonces deberían ofrecernos algo saludable o por lo menos variado para que los peques merienden. Porque mi primera opción ha sido ir al bar y a mi pregunta de qué podían merendar los peques me han contestado que una chocolatina, una bolsa de patatas, bollería o un par de bocadillos (más pensado para los adultos que para un niño).

Ni fruta, ni sandwiches, ni bocadillos normales, ni croquetas, ni tortilla de patata….

Mas vale que los señores de Lacturale tenían un stand donde daban leche y yogures gratis. Justo al lado de la churrería. Así que nuestra merienda ha sido un yogur de limón y un gofre.

Y aviso. Te hacen abrir el bolso.

¿Merece la pena Navipark?

Ya lo he contestado al principio pero me reitero. Sí, merece la pena. Y mi consejo es que vayas prontito por la tarde, hacia las 3.

Porque las atracciones que hay dan para estar cinco horas (y si por ellos fuera más).

Porque así evitas colas para pagar.

Porque a esa hora hay menos gente y las colas para disfrutar de la atracción son nulas (aunque he de decir que sólo hemos esperado en los Lego, creo que unos 10 minutos).

Y porque hay que amortizar la entrada!

 

Y hasta aquí mi resumen de mi visita a Navipark que hemos disfrutado esta tarde junto con mi hermana y mis sobrinas.

El año que viene más.

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *