Laia Eskola: una escuela activa con mucho respeto, libertad y naturaleza. Y donde se cultivan las ganas por descubrir.

Y de repente, lo pequeñito gana importancia y proyectos como Laia Eskola se presentan como una estupenda opción para la educación de nuestr@s peques en la etapa de infantil y primaria.

ESCUELA LAIA

Porque en estos tiempos que nos ha tocado vivir, somos muchos los padres y madres que nos estamos replanteando una manera alternativa de educar a nuestr@s peques.  Ahora mismo las escuelas masificadas nos provocan inquietud y nerviosismo y los proyectos pequeñitos son, en estos tiempos de Covid, mascarillas y distancias sociales, una alternativa con muchísimas ventajas.

Siempre me han llamado la atención estas escuelas pequeñitas, donde l@s peques leen cuentos en zapatillas alrededor de una estufa, donde la mezcla de edades se convierte en una ventaja más a la hora de enseñar, donde hay tiempo para aprender experimentando y donde la naturaleza está tras la ventana. Donde no hay profesoras sino acompañantes, donde l@s peques se friegan los platos tras el almuerzo y donde los términos caducos y perennes no se aprenden en un libro, sino observando los árboles del pueblo.

Os presento a Laia Eskola.

¿Qué es Laia Eskola?

Laia Eskola es una escuela activa situada en Lizoain, un pueblo a 15 minutos de Pamplona situado en un entorno tranquilo y rodeado de árboles y río.

Una escuela que nació de la idea de un grupo de padres y madres que vieron la necesidad de ofrecer a sus peques una educación donde la comunicación, el respeto y la libertad fueran sus principios fundamentales, donde poder aprender en un lugar relajado y en contacto directo con la naturaleza y donde se permita vivir las emociones y se de tiempo para que surja la creatividad.

Las dos acompañantes del proyecto son Vicky y Nora, a las que tuve el placer de “entrevistar” para que me contaran en primera persona cómo es la escuela. Dos maestras tituladas con formación en Montessori y Waldorf infantil. Dos personas que mientras hablaban transmitían mucho cariño, ilusión y pasión por su trabajo y a las que escuchaba con mucha “envidia”. (Desde hace un tiempo pienso que me habría gustado trabajar siendo profesora de infantil, pero hacerlo además en un proyecto así, me pareció el trabajo soñado).

¿Cuáles son sus principios y miradas pedagógicas?

  • L@s niñ@s como centro de aprendizaje.
  • Respeto con las relaciones y entorno.
  • Ambientes relajados y preparados.
  • Comunicación.
  • Ratio bajo.
  • Contacto con la naturaleza.
  • Autonomía.
  • Juego libre.
  • Confianza.
  • Compromiso.

En Laia se nutren de diferentes miradas pedagógicas y las adaptan a sus necesidades, recursos y experiencias educativas. Se presta atención a los intereses, habilidades y momentos evolutivos de cada peque.

El aprendizaje está dirigido a garantizar el desarrollo global, trabajando el nivel emocional, físico, motriz, social y cognitivo. Para ello, Laia ofrece un entorno rico con ambientes preparados y relajados.

¿Cómo es el día a día?

Qué mejor forma de conocer una escuela que sabiendo qué se hace un día cualquiera.

L@s peques tienen jornada de mañana con posibilidad de quedarse tres días a comer (llevando la comida de casa). El horario es de 9 a 13:30, aunque l@s peques de infantil tienen flexibilidad en la entrada. También en este ciclo de infantil dan la posibilidad de acudir sólo tres días a la semana.

Pero, ¿cómo es un día en la escuela Laia?

Zapatos fuera! Nada más llegar, lo que hacen l@s peques es quitarse los zapatos y ponerse las zapatillas. Cuando me contaron esto, a mi mente vino el recuerdo de cuando las profesoras nos dejaban ponernos las zapatillas de estar en casa los días que nevaba. Para mí era una emoción máxima y la sensación bonita de estar como en casa.

Como he comentado al principio, en la escuela Laia conviven peques de infantil y primaria. Cada ciclo tiene su acompañante, que les acompañan en dos idiomas (castellano y euskera) y sus ritmos, así que voy a explicar por separado cómo son los días para cada uno de ellos.

Un día de infantil en la Eskola Laia

A las 9:00 abre la escuela, pero l@s peques de infantil tienen flexibilidad en la entrada y pueden hacerlo hasta las 10:00.

Momento de prepararse: a colgar la chaqueta o abrigo, quitarse los zapatos de calle y ponerse las zapatillas.

Hora de saludarse sentados alrededor de la mesa de la cocina con su bolsita del almuerzo.

Llega el momento del movimiento: hora de ir a la sala “Mugi”, la sala de movimiento donde colchonetas, bloques blanditos, espalderas y torres para escalar les reciben para que los peques puedan hacer saltos de vértigo, subir al rocódromo y construir casas o refugios para animales.

En la etapa de infantil se trabaja la comunicación, el juego, la toma de decisiones y, sobre todo, se escuchan las necesidades de l@s peques, así que quizás en vez de movimiento les apetezca relajarse leyendo un libro o pasar un ratito de letras o números al lado de la estufa.

También pueden acudir a la sala de “Té” donde pueden ser cocineros, pintores, lectores, actores, constructores o lo que se les ocurra. Un lugar que les encanta.

Si hace bueno, el arenero es el rey de las actividades, pero también disfrutan saltando charcos y jugar con la arena y el agua.

¿Qué pasa con los conflictos? Es inevitable que surjan conflictos entre l@s peques,de hecho es una parte importante en su aprendizaje. Aprender a respetarse, a llegar a un acuerdo, a aceptarse…. La asamblea ayuda para hablar de ellos y llegar a acuerdos y soluciones.

En Laia lo@s peques realizan actividades como amasar arcilla, pintar, pasear para ver los animales de Lizoain, salir a recolectar flores…

Y se trabaja mucho la autonomía de l@s peques. Armarios y fregadero a su altura para que puedan lavar su taza, trapos a mano para que puedan secar si derraman agua al suelo, platos de cerámica para que aprendan a ser cuidadosos… Cada peque se prepara su propio almuerzo y luego recoge lo que ha utilizado.

Llega el momento del cierre: hora de contar un cuento o una historia, hacer turnos de palabras y aprender a esperar el turno, ponerse los zapatos y esperar a que vengan a buscarlos.

Un día de primaria en la Eskola Laia

En primaria los peques entran a las 9:00. Y, al contrario de infantil en el que el juego libre es el motor del día, en primaria el tiempo está más estructurado.

Tras ponerse las zapatillas de casa, toca ratito de concentración. Leer, hacer matemáticas, practicar minúscula, preparar los materiales para un experimento. Este rato de trabajo dura hasta las 12:00.

Cada peque tiene su horario individualizado donde están plasmados sus intereses y sus propuestas individualizadas por parte de las acompañantes.

Tras el rato de concentración llega la hora del almuerzo. Cada uno elige el momento de hacerlo así que cada día es una sorpresa: puede ser que toque almorzar solo, que alguien se una y compartan ratitos de conversación o que coincidan muchos a la vez y el almuerzo se llene de risas y juegos.

A partir de las 12:00 hay días en los que toca taller, que pueden ser de tres tipos:

  • Basados en propuestas e intereses de los peques: costura, lectura…
  • Pintura y arcilla: donde trabajan de la mano de Educación Creadora.
  • Propuestos por las acompañantes: realización de velas, el cuerpo humano, multiplicaciones….

También hay juego libre y entonces disfrutan en la sala de movimiento o del exterior. Inventar circos, castillos, el fuerte de un rey…toca jugar con la imaginación.

A la 13:00 es momento de cierre: el grupo se junta para dialogar, tomar decisiones, resolver conflictos y compartir experiencias.

En la escuela Laia también hay días de excursiones: bosque de Orgi, visita a una hípica para aprender cómo se cuidan los caballos, paseos por Pamplona… Todos los meses se visita la biblioteca donde los peques escogen libros necesarios para las investigaciones en las que esté sumergido.

¿Cómo son las adaptaciones?

Un tema importantísimo que los padres y madres cada vez tenemos más en cuenta. Como es de suponer, en la escuela Laia son muy respetuosos con este tema y el progenitor puede quedarse un rato para acompañar al peque, siempre respetando el espacio de la escuela.

El diálogo entre las acompañantes y los padres y las madres es contínuo y esto ayuda mucho a saber cómo está el peque y qué necesidades tiene.

Y no hay pauta en el tiempo, como en otras escuelas. El ritmo de la adaptación depende del peque, pero también se tiene en cuenta a las familias.

¿Y la familia?

La familia es una parte activa en la Escuela y participan activamente en las decisiones de la Escuela.

Como os he comentado antes, el diálogo es fluido y constante y hay una reunión por trimestre para hablar tranquila y detenidamente de la evolución y necesidades del peque.

Datos prácticos

¿Dónde está? Lizoáin (comarca de Aoiz), a 19 kilómetros de Pamplona.

¿Calendario? Se rigen por el calendario escolar oficial.

¿Página web? Si queréis saber más sobre la escuela podéis visitar su página en este enlace.

Contacto: kaixo@laiaeskola.org

Me ha encantado la frase que tienen en su página principal donde dicen que es un lugar donde se cultivan las ganas por descubrir. Creo que es la base del aprendizaje. No se trata de que aprendan, sino de conseguir que tengan ganas de aprender. De que sientan curiosidad por la vida.

Así que….

Felices aprendizajes en Laia Eskola

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *